5/5 - (3 votos)

Repasemos: el inicio de la república fue con un Gobierno Provisional al que sigue un Bienio Social-Azañista que termina con unas elecciones en 1933 dando paso a un Bienio Conservador llamado por lo partidos que lo formaron: Radical-Cedista. En esta situación veremos cómo se desarrolla la Semana Santa en la Segunda República en Zaragoza.

La semana santa en Zaragoza. 🥁

De forma un poco más extensa vamos a recordar que el nacimiento de la II República supuso el fin de una institución, la Monarquía. Impopular para la izquierda, sobre todo para los anarquistas que pretenden la desaparición del estado y de las instituciones en las que se apoyaba.

Naturalmente los anarquistas pensaron que la Iglesia era la siguiente institución que debía desaparecer. Recordemos que a menos de un mes de la proclamación de la república que era un estado laico estalló un anticlericalismo desbordado con la quema de iglesias.

Quema del convento de mercaderías en Cuatro Caminos en 1931

Aunque el Gobierno Provisional controló los disturbios, estaba claro que existía un revanchismo contra la Iglesia que se reflejaba en la redacción de la Constitución de 1931.

Esto provocó la dimisión del presidente Niceto Alcalá Zamora y le sucedió Manuel Azaña. El primero, aunque era católico no se oponía a un estado laico pero el segundo situado más a la izquierda creía necesario liquidar algunos privilegios de la Iglesia contentando de paso a los anticlericales.

El Bienio Social-Azarista se caracterizó precisamente por decisiones de esta índole, como fue la segunda expulsión de los jesuitas de España.

Después de las elecciones de 1933 y con la llegada del bienio conservador (1934 – 1935) las relaciones con la iglesia se normalizaron. El estado seguía siendo laico pero el gobierno consideró su deber proteger a una institución muy arraigada en la población de la nación.

Semana Santa y la Segunda República

El anterior resumen es necesario para explicar la evolución de una de las tradiciones más populares de nuestra ciudad, Zaragoza: la Semana Santa y en especial el Santo Entierro.

No voy a contar ahora la interesante historia de ellas y tampoco de la Cofradía de la Sangre de Cristo desde sus orígenes hasta el año 1931.

Precisamente partiremos de ese momento. En ese año de 1931 la Semana Santa en la Segunda República en Zaragoza se celebró en los siguientes días, como se ve, anteriores a la proclamación de la república:

  • El Domingo de Ramos fue el 29 de marzo.
  • El Viernes Santo el 3 de abril.
  • El Domingo de Resurrección el 5 de abril.
  • Una semana después el domingo 12 de abril 1931 se celebraron las elecciones que provocaron la caída de la Monarquía.

Es decir que la de 1931 fue la última Semana Santa antes de la separación estado-iglesia.

La situación de Zaragoza en plena Semana Santa de 1931

En consecuencia, de lo narrado en el punto anterior en 1931 en Zaragoza el acontecimiento más importante de la Semana Santa era el Santo Entierro, que se celebró con normalidad. Y según la reforma que se produjo en 1910 y aunque se comenzó a procesionar ajustándose a dicha reforma en 1913.

Parte de la fachada de la iglesia de Santa Isabel en Zaragoza

Como hemos visto, en menos de un año las cosas cambiaron mucho. Recordemos algunos acontecimientos ya comentados:

  • El 9 de diciembre de 1931 se aprobó la constitución de 1931 totalmente laica,
  • El 16 de diciembre de 1931 comenzó el gobierno de Manuel Azaña.
  • El 23 de enero de 1932 supresión de la Compañía de Jesús.

La semana santa de 1932 cayó en los siguientes días:

Domingo de Ramos el 20 de marzo 1932 y el

Domingo de Resurrección 27 de marzo de 1932 (recordatorio el Domingo de Resurrección lo más pronto que puede caer es el 22 de marzo y lo más tarde el 25 de abril).

El santo entierro de 1932 en Zaragoza

El Santo Entierro en Zaragoza se debía haber celebrado el viernes 25 de marzo de 1932, pero las nuevas autoridades republicanas impusieron una condición: que el estandarte real de la Sangre de Cristo que la reina Isabel II había regalado a la Hermandad y que era (y es) procesionado por el Hermano Mayor Presidente, no podía salir por su connotación monárquica.

Estandarte Real de la Sangre de Cristo de Zaragoza.

Como es bien sabido la Hermandad se negó a acatar esta condición y se suprimió la procesión del Santo Entierro ese año 1932 y los dos siguientes 1933 y 1934.

En 1934 ya se habían iniciado los gobiernos de Alejandro Lerroux, este político era republicano, anticlerical y opuesto al nacionalismo catalán (Bienio Conservador 1934 y 1935).

Aunque al principio de su mandato era contrario a la intervención de la Iglesia en la sociedad, fue moderando su pensamiento político hacía el conservadurismo, quizás por ello, no fue hasta el año 1935 cuando ya había entrado en los gobiernos de Bienio Conservador la CEDA, cuando la Sangre de Cristo decidió procesionar de nuevo el Santo Entierro en la Semana Santa de 1935.

Procesión del Santo Entierro 2016 Zaragoza – Paso de La Muerte portado por la Sangre de Cristo – Foto de José Manuel Portero

Era lógico, pues se había suprimido la prohibición de sacar en la procesión el estandarte de Isabel II. Así que la Sangre de Cristo anunció la celebración del Santo Entierro.

En este año de 1935, el Viernes Santo fue el 19 de abril.

Acontecimientos para impedir la procesión del Viernes Santo de 1935 en Zaragoza

Aunque el gobierno era laico, varios de sus ministros eran católicos y la tolerancia hacia la Iglesia era mayor. Sin embargo, los elementos anarquistas y de extrema izquierda, así como los anticlericales no estaban por la labor de facilitar el desfile religioso.

Comenzaron por convocar una huelga de terceroles que tradicionalmente habían sido los portadores de los pasos (la vestimenta que llevaban es la que actualmente llevan los cofrades del ecce homo).

Un inciso: el origen de la palabra tercerol. 📣

Salida Procesional de la cofradía de la Oración en el Huerto (esta cofradía porta en su cabeza terceroles) – Saliendo de la Iglesia de Santa Isabel sede de la Sangre de Cristo – Fotografía de José Manuel Portero.

Los organizadores del Santo Entierro eran los miembros de la Orden Tercera de San Francisco de Asís. En la procesión iban con la cabeza cubierta por una prenda llamada tercerol en alusión a su congregación y por extensión se les llamó de la misma forma: terceroles.

Ya antes de la semana santa se vio que la convocatoria huelga iba a tener éxito, así que, la Sangre de Cristo adoptó dos medidas para contrarrestar el boicot: colocar ruedas a algunos de los pasos y pedir ayuda a asociaciones religiosas y juveniles para portar, empujar y proteger los pasos.

Un suceso vandálico vino a añadirse a la convocatoria de huelga de tercerlos de 1935 en Zaragoza. 🪧

Paso de la Entrada del Escultor Antonio Palao Marco – Destruido en la quema de 1935

La noche del 9 al 10 de abril de 1935 varias personas entraron en los locales donde se guardaban los pasos en la calle Monreal del barrio de las Tenería e intentaron quemar todos los pasos que allí se encontraban, algunos no estaban por haberlos llevado a reparar pues después de tres años sin procesionar lo necesitaban.

Su atroz acción tubo un éxito parcial. 😢

El paso de la entrada del escultor Antonio Palao Marco fue totalmente destruido. En este paso delante de la imagen de Jesús estaba la figura de un niño que era Carlos Palao el hijo del escultor que pasados los años sería el autor de la Virgen de los Dolores que procesiona la Cofradía del Prendimiento.

1935 jóvenes portando un paso en la calle Cerdán esquina de la Audiencia

Antonio Palao (el padre) es también el autor de la Piedad.

Se decidió no suspender la procesión del santo entierro ya que seria escoltada por la Guardias de Asalto, cabe la posibilidad que el padre de la Abuela Mercedes fuese uno de los agentes pues su destino a Huesca pudo ser posterior, otra posibilidad es que ya estuviese en esta ciudad desde la creación del cuerpo hacia tres años.

1935 guardias de asalto en el mercado

Finalmente la Semana Santa de 1935 salió a procesionar.

A pesar de esta protección policial y la de las asociaciones juveniles católicas, durante la procesión del Santo Entierro, a su paso por la entrada de la calle Don Jaime desde la Plaza España, fue lanzada una bomba de gran potencia que afortunadamente no causó víctimas por ello el desfile religioso prosiguió sin otros altercados.

1935 guardias de asalto en la calle Alfonso

Estos acontecimientos son el origen de la Semana Santa zaragozana actual.

Las congregaciones religiosas, los gremios, los colegios … se fueron haciendo cargo de los pasos y se constituyeron en cofradías filiales de la sangre de cristo.

Comparte si te gusta